heraldo
logo liconsa
0
0
0
s2sdefault

1cf13319b13def5dd1a5b3d107d1b103

 

 

 

 

 

 

 

 

Palabra de Maestro: "Soy un ladrón de pensamientos y me fijé mucho en Pekerman"
LA NACION

MONTEVIDEO.- Tabárez era zaguero, o lateral derecho si lo necesitaban ahí. Se retiró en 1979, en Bella Vista, y confiesa que no podría haber jugado en el fútbol actual. La vocación docente latía en él, por eso el futbolista convivió varios años con el maestro de escuelas primarias en Paso de Arena, Cerro y La Teja, en los suburbios de Montevideo. Durante mucho tiempo Tabárez corrigió cuadernos en las concentraciones. El entrenador apareció por necesidad, no estaba en los planes. Se lo sugirieron precisamente por su perfil didáctico y "apretado de bolsillo" entendió que podía ser una opción. Se volvió su vida. Y se convirtió en el técnico más influyente de los últimos 50 años del otro lado del Río de la Plata. La docencia apenas la dejó cuando asomaba 1987., cuando Peñarol, campeón de América con él en la dirección técnica, le pidió dedicación exclusiva. Vaya vocación.
-¿Quién es para usted un "maestro"?
-Yo soy como un ladrón, un robador de pensamientos. Pero los analizo, los incorporo, no es repetir cosas vacías que solo sea lindo decirlas. Yo cuando digo algo es porque lo tengo incorporado en mi imaginario. Y si hay una cosa en la que yo me fijo es en los perdedores, perdedores entre comillas, no en el que ganó todo. Una vez se lo oí decir a Bielsa, nunca lo dije públicamente, pero coincido con él. Una vez leí una transcripción de una charla que dio en un liceo, allí hablaba del valor formativo de las derrotas, subrayaba que había aprendido mucho más de las derrotas que de las victorias, y mire que él había ganado mucho en esas eliminatorias para el Mundial de Japón. El fracaso es formativo, sí señor, muchas veces es el que le da la fuerza para renovarse y renacer. Luis Suárez es un gran ejemplo, tiene una fuerza interior increíble, Luis no se muere nunca. Cuando me preguntan "¿qué le pasa a Suárez?", yo digo "esperen", porque vuelve en el momento que más se lo necesita, porque ha superado cosas más graves que una mala racha de goleo. No hay riesgo que le parezca demasiado grande.
-¿Qué opina de Pekerman? ¿Descubre coincidencias con él?
-Yo me fijé mucho en el modelo de Pekerman. He conversado muchas veces con él, recuerdo que compartimos muchas horas en el Mundial Sub 20 de Nigeria, en 1999, y siempre intercambiamos conceptos. Siempre lo observé y reconocí como una persona que trabajaba muy bien en el aspecto formativo. Lo respeto muchísimo y siempre lo tengo presente a Pekerman. Escúcheme: yo voy a ser el técnico más grande en el Mundial, con los 71 años que cumpliré en marzo, y me ha conformado un poquito saber que Pekerman sólo tiene un año menos. Entonces, en cierto sentido, haremos equipo.