heraldo
logo liconsa
0
0
0
s2sdefault

083b5b7f00c73fc0f63d4012d5110ffc

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde dedales hasta cupcakes: el millonario negocio de la manía por la boda real entre el Príncipe Harry y Meghan Markle
LA NACION

LONDRES.- Tazas, llaveros, dedales, remeras, posters y hasta decorados para cupcakes. Tras unas pocas apariciones públicas como pareja, y el anuncio de la boda en mayo, el Príncipe Harry y la actriz norteamericana Meghan Markle se convirtieron en los protagonistas de una nueva "Royal Wedding manía" en el Reino Unido.
Después del 28 de noviembre, cuando el Palacio de Kensignton emitió un comunicado oficial para hacer público el compromiso, la industria del merchandising real y de los souvenirs se hizo eco del entusiasmo por el evento que acaparó la atención de residentes y visitantes.
¿Quién es la mujer que conquistó al soltero más codiciado del país?. Su pasado de "plebeya" y su presente como futura duquesa. Su vestuario, los secretos de su familia, la primera navidad compartida con la realeza y sus metas para el año nuevo ("Dejar de maldecir y de morderme las uñas"). No hay detalle acerca de la protagonista de la serie estadounidense Suits, divorciada y tres años mayor que el príncipe británico, que por estos días no sea materia de análisis en los medios locales.

Como ocurrió en 2011 con la boda del Príncipe William de Cambridge y Kate Middleton, el interés de propios y ajenos sobre la boda del hijo menor de Lady Di ya empezó a gestar un negocio millonario del que muchos ya obtienen beneficios.
A los ojos de analistas consultados por LA NACION, el casamiento del Príncipe Harry -que en algún momento pensó en dejar sus deberes reales pero finalmente decidió continuar con la tradición- luce aún más promisorio que el de su hermano. Por mencionar sólo un aspecto, el año pasado hubo un record de 19 millones de turistas por primera vez en esta ciudad.
"En abril de 2011 [mes de la boda de William] hubo un alza interanual de 350.000 turistas en Reino Unido", dice David Haigh, CEO de la consultora Brand Finance. "Con la recesión ya superada, el incremento en la movilidad global y la libra depreciándose [como consecuencia de la incertidumbre causada por el Brexit ], el número de turistas podría ser aún mayor para la boda de Harry y Meghan", estima.
Millones adicionales
La consultora Brand Finance calcula que la cita aportará este año alrededor de £500 millones adicionales la economía local ($12.500 millones). En detalle, el mayor porcentaje provendrá del turismo, especialmente desde los Estados Unidos, donde Markle es considerada una celebrity. Otro tanto corresponde al impacto en ventas minoristas y restaurantes, mientras que los medios y relaciones públicas se llevarán otra de las mayores sumas. Para el merchandising y textiles, se estima, irán unos £50 millones, de acuerdo con las estimaciones de la consultora.
Un cálculo más conservador es el del Centre for Retail Research local, que estima un aporte de £110 millones adicionales (al cambio actual, alrededor de 2750 millones de pesos), lo que duplica la estimación del impacto en las ventas del tercer bebe de Kate y William, explica Joshua Bamfield, director del centro de investigación.
La tienda de artesanías Emma Bridgewater es uno de los tantos negocios que recibirán un impulso por la boda. Como en cada ocasión de festejo de la realeza en los últimos 30 años, la marca creó un objeto conmemorativo. En este caso, puso a la venta una taza para celebrar del compromiso, y planea lanzar en marzo un nuevo modelo para celebrar la boda, al igual que para el nacimiento del nuevo bebe real.
"En general, estos objetos conmemorativos se venden muy bien y muy rápido. Las tazas lanzadas para el compromiso se agotaron en 24 horas", dice Sarah Davis, vocera de la firma. El precio de venta se ubicó en £ 19.95 (alrededor de los $ 500).
"Efecto Meghan"
El "Efecto Meghan", también se hizo tangible para las marcas de indumentaria y accesorios. Lo sintió, por ejemplo, el fabricante de carteras escocés Strathberry, que agotó uno de sus modelos en cuestión de minutos luego de que la prometida de Harry lo exhibiera en una de sus apariciones públicas.
Haigh destaca otros ejemplos: "El sitio canadiense Jewlr.com lanzó una réplica del anillo de compromiso de tres diamantes, que fue diseñado apenas horas después del anuncio. El modelo se vendió 15% más que los otros, y las búsquedas de anillos con tres piedras aumentaron 220%", indica. Lo mismo ocurrió con el tapado de $750, de la firma canadiense Line The Label, que fue agotado después de que Markle lo luciera frente al Palacio de Kensignton el día del compromiso.
Su popularidad y su nuevo título en la nobleza, estima Haigh, podrían convertirla en embajadora de marcas británicas y, con su respaldo, agregar unos £ 150 millones a la industria local cada año. Algo similar ocurrió con Kate, pero en este caso, destaca el especialista, Markle goza de una fama consolidada con anterioridad al rol que estrenará pronto en la familia real, en especial en los Estados Unidos y Canadá. "Este es sólo el comienzo del 'Efecto Meghan'. Rápidamente, Markle equiparará y hasta sobrepasará a la Duquesa de Cambridge en su increíble influencia en la industria de la moda", concluye.